Se denomina adware a todo aquel software que tiene como misión principal la recopilación de datos y mostrar anuncios al usuario. Se les suele relacionar con prácticas maliciosas como publicidad invasiva y engañosa, e incluso hasta espionaje.

Este tipo de software suele ser malintencionado y no es precisamente conocido por sus buenas prácticas ni por poseer una función útil. Es decir, son capaces de almacenar datos aparentemente sin nuestro permiso y la publicidad que suelen enseñar no tiene por qué ser un producto o servicio real, sino que puede tratarse de una estafa.

Características del adware

Identificar este tipo de software es crucial de cara a preservar la salud de nuestro dispositivo y la de nuestra propia privacidad. A continuación, se van a exponer algunos patrones que posee el adware para poder detectarlos con mayor facilidad:

  • Se abre en forma de ventana emergente (o pop-up) y se superpone en el sitio web o programa.
  • Posee ciertas faltas de ortografía y una redacción pobre.
  • Exceso de apariciones. Esto sucede cuando conseguimos cerrar el anuncio y vuelve a salir poco tiempo después.
  • Colores, mensajes y diseños excesivamente llamativos.
  • Promesa de premios o supuestos mensajes directos de una persona hacia el usuario.
  • No nos deja configurar el navegador o cierto programa. Nos obliga a una customización no deseada.
2
1

Las imágenes anteriores son ejemplos de cómo pueden presentarse anuncios en los adware, utilizando incluso logotipos y marcas para parecer fiables al usuario. Además, si bien se puede añadir alguna característica adicional, estos son los patrones comunes que suelen darse en este tipo de software. Incluso no tienen por qué darse todos a la vez, sino uno, o varios de ellos.

Baca Juga:  Risiko dasar

Se debe tener especial atención a aquellas webs que distribuyen software gratuito de forma masiva, puesto que en los procesos de instalación pueden ‘colarnos’ un software no deseado.

Tipos de adware

El adware como tal no tiene por qué ser un software malicioso, pero como la mayoría sí lo son, es difícil identificar cuándo un adware está construido de forma ética.

  • Adware completo o parcial. El software puede ser un programa como cualquier otro instalado en nuestro dispositivo (completo) o, por otro lado, estar instalado en forma de extensión dentro de un programa (parcial), como puede ser por ejemplo nuestro navegador.
  • Adware oculto o visible. Se refiere a que el software puede estar escondido, es decir, puede mostrarse con un nombre, pero estar instalado con otra denominación. Esto hace que sea realmente complicado desinstalarlo. Por otra parte, cuando es visible es más fácil deshacernos de este.
  • Adware ético o malware (software malintencionado). Se trata del comportamiento del software. En la actualidad muchas aplicaciones podemos descargarlas de forma gratuita. Esto hace que algunas se mantengan a base de anuncios. Estos anuncios son mostrados previa aceptación de cookies o política y condiciones hacia el usuario. Sin embargo, en su mayoría el adware ha servido a modo de software espía y ha sido hasta cierto punto problemático.

Ejemplos de adware

Algunos de los programas de adware que más repercusión han tenido son:

  • DeskAd. Este adware muestra anuncios en el navegador de Internet. Al contrario que otros programas similares, comienza la infección de forma gradual hasta hacerse con el casi el control completo del equipo.
  • Fireball. Se trata de un software que se hace con el control del navegador. A diferencia de otros adware, este poseía certificados digitales de autenticidad lo que lo hacía parecer un programa sin riesgo alguno.
  • Filetour. Uno de los programas malintencionados más desarrollados hasta la fecha. Está principalmente dirigido hacia usuarios de países con alfabeto cirílico (Europa del Este y Rusia) y funciona como un adware que se hace con el control primero del navegador para luego hasta minar criptomonedas sin consentimiento por parte del usuario.
Baca Juga:  10 alasan mengapa perusahaan terbesar menggunakan layanan VPN

Estos son tres de los ejemplos más destacados, aunque la lista es de por sí muy extensa.

En definitiva, el usuario debe ser consciente que navegar por Internet es un proceso que se debe hacer con cautela y que no todos los adware y malware funcionan de la misma forma.